Saltar para: Post [1], Pesquisa e Arquivos [2]



Email

Blog por mail

Gigolo, caracteristIcas e atuação

19.01.12
Sobre el origen de la palabra Gigoló y su sorprendente actualidad

No dejan de sorprenderme las diferencias conceptuales que existen para definir a personas que hacen lo mismo pero son de distinto sexo. A una mujer que se mete con un hombre, mayor o no, con la finalidad de que la mantenga y sacar provecho de esa relación se le dice, en el mejor de los casos, prostituta. A un hombre que se mete con una mujer para aprovecharse y vivir de ella se le dice...Gigoló, así, con todo y mayúscula.

Se dice que un gigoló es el amante joven de una mujer de más edad que lo mantiene. (Espasa Calpe 2005). La palabra proviene del francés gigoló, formada a partir de gigue (violín y baile), adaptada del germánico gigua (violín). La palabra femenina precedió a la masculina (qué raro...):gigolette, que significa mujer desvergonzada. ¿Quién era el hombre que podía acompañar a una mujer de esta naturaleza? Un gigoló.

La definición ha cambiado pues en la actualidad se dice que un gigoló no es exclusivamente el hombre que busca el amor y el dinero de una mujer mayor, puede ser una de su edad, o inclusive menor, que lo mantenga. La cuestión se ha vuelto un poco confusa en estos tiempos, además, por el tema de la equidad de género y la búsqueda de igualdad por nuestra parte. Trabajamos y nos gusta saber que también somos capaces de pagar nuestra cuenta y hacernos responsables de nuestros gastos. Cuando aparece un hombre que "está atravesando una mala racha", te invita a salir y no tiene dinero, no se ve ningún problema en pagarle. Para eso somos iguales ¿no? Al menos eso indica el protocolo femenino de nuestro tiempo.

La cuestión se convierte en preocupante cuando constantemente el hombre en cuestión tiene justificaciones de todo tipo para no hacerse responsable de sus gastos, o inclusive, cuando se casa y es la esposa quien corre con todos los gastos. No quiero decir con esto que en las parejas que así lo han acordado implique que existen un abusador y una víctima. En estos casos hay una diferencia radical; si se vive por mutuo acuerdo esa situación y esos son los términos de la relación, no hay problema alguno. Se trata de un acuerdo entre dos adultos. El problema surge cuando no es ese el acuerdo y la situación se vive de esa manera.

El interés de estos hombres, es evidente pero no está de más decirlo, por la mujer en cuestión se acaba cuando ella pierde su empleo, cambia las reglas o empieza a decirle que se haga responsable de algo, aunque sea pagar la renta o llevar los gastos a la mitad. Una mujer así pierde todo atractivo a los ojos de este vividor.

Los gigolós de nuestro tiempo, igual que los de antaño, son encantadores, posiblemente atractivos, profundamente convincentes y totalmente manipuladores. Resultan tan fascinantes que si sus parejas no "los apoyan" les hacen sentir malas mujeres, esposas o novias, pues viviendo en un mundo en donde la equidad de género es una cuestión vital, son incapaces de ser solidarias en una situación crítica del personaje en cuestión. Buscan a mujeres exitosas profesionalmente, capaces, autosuficientes, atractivas ..... y con inseguridades encubiertas en su disfraz de mujeres ejecutivas y modernas. Muchas mujeres exitosas esconden una gran inseguridad interna y buscan la aceptación y compañía de un hombre que no cuestione su trabajo y compromiso con él. Este es el tipo de mujeres perfectas para un gigoló, quién les hará compañía y aceptará a cambio, solamente, de que ellas lo mantengan. Es posible que ellas vivan en una casa propia y ellos no tienen inconveniente alguno en irse a vivir con ellas o en vivir alternadamente entre su casa (si es que tienen) y la de estas ilusas féminas.

Otro común denominador de estos seductores hombres es que tienen siempre justificaciones creíbles para vivir sin un peso. Son "muy buenos", dan todo a su familia, una causa u otra persona y tienen la mala suerte de encontrarse con personas que siempre abusan de ellos y de su bonhomía. Si están divorciados, seguramente "la ex era una abusadora que dejó al pobre en la calle". Pronto les van a pagar una fortuna que les deben (ese pronto, sobra decirlo, jamás llega) y tienen un gran talento para que otras personas les crean y presten recursos.

Como todo, la cuestión es ¿por qué una mujer se siente atraída por este tipo de hombres? La solución no está en erradicarlos del mapa (que sería fantástico, sobra decirlo), está en que como mujeres aprendamos a valorarnos y cuidarnos para dejar de atraer como miel a las abejas a este tipo de hombres. Algo tiene que cambiar una mujer en su interior para modificar patrones de conducta y maneras de relacionarse que le hagan caer inevitablemente en las fauces de estos tiburones. Claro está, también existen ganancias secundarias en ser víctima en la vida, se genera la simpatía de muchas personas.... y así no es necesario cambiar pues siempre existirán personas que comprendan y prefieran apoyar a la víctima que ayudarla a crecer.

En todo caso, paremos las antenas y prestemos atención a estos símbolos. No seremos poco solidarias, estaremos cuidando de nosotras al no caer en los engaños de este tipo de hombre.
Mulheres blogueras http://mujeresconstruyendo1.blogspot.pt/2010/02/sobre-el-origen-de-la-palabra-gigolo.html

Autoria e outros dados (tags, etc)

Hits

drupal stats

googlr